AFP

El mate es más que la bebida preferida por los uruguayos, es un rasgo de identidad. Y ahora que la Organización Mundial de la Salud lo retiró de la lista de cancerígenos, muchos de sus defensores respiran tranquilos.