AFP

China encontró una nueva forma de combatir el enorme problema de la polución del aire: colocar un purificador de aire gigante, del tamaño de una chimenea industrial, en el medio de una ciudad plagada de smog.