AFP

Camina, corre y sube y baja escaleras. Puede abrir una botella y servir en un vaso y estrecha la mano con educación para saludar a un extraño. Uno espera que se saque el casco y aparezca un niño. Pero no. Es la última versión de ASIMO, el increíble robot humanoide de Honda.



Publicidad