AFP

Desde finales de diciembre, el Ejército de EEUU ha estado probando un potente sistema de seguimiento en un gigantesco globo, oficialmente destinado a detectar misiles de crucero y otras amenazas, pero que preocupa a los defensores del derecho a la privacidad por su capacidad potencial de recopilar datos sobre los ciudadanos.