El arreglo completo de una empollerada culmina con los peticotes y el faldón. Esta es la última fase, que inicio con la colocación de la camisola, el maquillaje, las prendas y tocado. Por supuesto, de ahí solo queda el garbo y elegancia de la dama al danzar con su pollera como una mariposa en un rosal.