AFP

Los gorilas son la principal fuente de ingresos para este poblado en el suroeste de Uganda y sus vecinos lo saben. Por ello se esfuerzan por su conservación, aunque el contacto entre animales y humanos pone en peligro la continuidad de la especie.