AFP

Con una tradición milenaria, los mongoles están habituados al frío polar, al que consideran un secreto para la longevidad.