Rachel Brosnahan

SHOWBIZ

El papel protagonista en la comedia de Amazon 'La maravillosa señora Maisel' no solo le ha valido dos Globos de Oro y un Emmy a la actriz Rachel Brosnahan, también le ha convertido en un icono de estilo gracias a los vestidos y la caracterización que luce en la ficción mientras da vida a un ama de casa acomodada del Upper East Side neoyorquino en los últimos años de la década de los 50.

Su característico peinado, en una melena corta con ondas, y su maquillaje, resaltando su piel blanca en contraste con un pintalabios rojo, está siendo imitado por doquier a pesar de que en su momento la industria que la ha encumbrado le repitió hasta la saciedad que no contaba con el físico adecuado para triunfar.

Publicidad

"Al principio de tu carrera, te suelen hacer muchos comentarios de evaluación tras cada audición, y la gente te lo dice como si se tratara de verdaderas absolutas, escritas en piedra", ha recordado durante un panel organizado por la revista Glamour en el centro comunitario 92nd Street Y de Nueva York.

"A mí me han recomendado que me cambiara el color de pelo más veces de las que puedo recordar, o que aprendiera a maquillarme como una profesional y me comprara ropa diferente... Al final acaban consiguiendo meterse en tu cabeza y comienza a afectarte".

En consecuencia, a lo largo de los años ella saltó del moreno a su rubio natural, pasando por un breve coqueteo con el pelirrojo en 2015, hasta que finalmente se dijo que no merecía la pena seguir intentando encajar en unos cánones que no estaban pensados para ella: "Al final el proyecto adecuado siempre te acabará encontrando", ha prometido para dar ánimos a quienes se encuentren en una situación similar.

Publicidad