Tras la ceremonia inaugural de la VII Cumbre de las Américas, los mandatarios y jefes de Estado del continente americano se dirigieron al Conjunto Monumental de Panamá la Vieja, donde asistieron a una cena de Estado.