China inició las pruebas de exámenes rectales como alternativa a detectar el COVID-19.