Una nariz grande no garantiza oler más y, de hecho, un consorcio investigador en Madrid ha diseñado un novedoso artefacto para olfatear, que cabe en la palma de la mano, y detecta los estadios iniciales de enfermedades como el Alzheimer, además de incendios, sustancias tóxicas, productos caducados y otros olores.