AFP

Cuba ensambla sus primeros ordenadores portátiles y tabletas en una pequeña fábrica en La Habana, con tecnología china y un sistema operativo nacional. La infraestructura permite producir 120.000 unidades al año.