AFP

Una serie de circunstancias celestes inusuales coincidieron el domingo por la noche para ocultar la Luna, que luego reapareció vestida de un tenue rojo en un eclipse total que cautivó a los observadores en las Américas, Europa y África.