Agencia AP

TORONTO (AP). Ozzie Guillén, no quiere que nadie le cuestione su pasión por ganar, y al mismo tiempo censuró que los aficionados de los Medias Blancas de Chicagos sean olvidadizos.

El manager venezolano de los Medias Blancas de Chicago estaba todavía muy molesto el domingo por la derrota sufrida el sábado en 14 entradas ante los Azulejos y despotricó contra sus críticos antes del último partido de la serie. Toronto ganó el partido por 13-4.

Publicidad

Guillén hizo una defensa de su trabajo y los otros coaches del equipo ante los pedidos que sean despedidos.

El manager dijo que nadie en el vestuario de los Medias Blancas tiene más pasión por el béisbol que él y que se estaría "mintiendo a sí mismo" si no le importasen tanto las victorias y las derrotas.

Publicidad

Al deploar la corta memoria de los aficionados de Chicago, Guillén señaló que "cuando están borrachos" se orinan en el monumento frente al U.S: Cellular Field que celebra el campeonato de la Serie Mundial de 2005.

Los Medias Blancas llevan registro de 14-12 en mayo, pero llegan al encuentro del domingo con cinco derrotas en nueve partidos. En abril tuvieron foja de 10-18.

Publicidad

Publicidad