La tuna de Calle Arriba de Las Tablas se inspiró en una alegoría que narraba la llegada de la Virgen gallega a la Península y el nacimiento del pueblo de Las Tablas, para el desfile nocturno del Martes de Carnaval.