MUNDIAL Copa Mundial FIFA -  29 de junio 2018 - 11:02hs

Inglaterra rebaja su euforia con Colombia en el horizonte

Bajando de las nubes: Inglaterra sedujo con su juego en la primera parte del Mundial-2018, pero su derrota contra Bélgica en la última jornada del Grupo G ha alterado en cierta forma el optimismo general y ha deparado un complicado duelo de octavos de final contra Colombia.

El revés de Kaliningrado deja la principal pregunta inglesa sin respuesta: ¿cuánto vale este equipo y hasta dónde puede llegar?

Con ocho cambios, los ingleses no se presentaron a este choque contra Bélgica con sus mayores armas, teniendo ya la clasificación en el bolsillo, pero la derrota ha hecho que las expectativas vuelen un poco más bajo tras haberse elevado mucho en los primeros días del torneo.

Después de una victoria sufrida en el debut ante Túnez (2-1) y de aplastar a Panamá (6-1), las dos únicas conclusiones evidentes tras el partido ante los belgas son que el banquillo de Inglaterra puede no estar a la altura y que Harry Kane es poco menos que imprescindible.

"Gareth Southgate esperaba más implicación de los reservas", publicó el Times este viernes.

"Raheem Sterling nunca tuvo una mejor noche con la camiseta inglesa, su cotización subió simplemente estando en el banquillo (...) Jesse Lingard, Jordan Henderson, Harry Kane, vuestro país os necesita", escribe el periódico.

El Daily Mail se muestra incluso más duro: "Impulso perdido, buen humor perdido, partido perdido".

El tabloide destaca un dato: puede que la motivación no estuviera al máximo, ya que la victoria tenía un 'premio' peligroso, el de acabar en el lado del cuadro teóricamente más fuerte, como le ha ocurrido a Bélgica.

Los 'Diablos Rojos', si superan a Japón en octavos, se enfrentarían en cuartos al ganador del Brasil-México y antes de la final tendrían en el camino a Argentina, Francia, Uruguay o Portugal, mientras que para Inglaterra, si gana a Colombia, los cuartos se presentan teóricamente más accesibles, contra el vencedor del Suecia-Suiza.

Desde el inicio del torneo, la inexperimentada selección de Southgate ha sabido hacer las cosas bien.

Primero, de la mano de su seleccionador, logró navegar entre los escándalos mediáticos y las disputas de los jugadores, algo con lo que sus predecesores en el cargo tuvieron problemas.

En lo que se refiere al juego, esta generación ha brindado en Rusia un fútbol más bien ofensivo, moderno, construyendo sus acciones desde atrás y siendo eficaces a balón parado.

El problema en esa fórmula es una posible 'Kanedependencia': el atacante del Tottenham ha marcado 5 tantos, pero sus compañeros no están al mismo nivel, especialmente Sterling y Lingard, que han estado más imprecisos.

"Si hubiéramos hecho entrar a Harry diez minutos y alguien le hubiera lesionado un tobillo habría sido ridículo. Todo el mundo sabe que el partido más importante es el de octavos de final. Es un atacante de clase mundial y le necesitamos contra Colombia", justificó Southgate, que estimó que el partido será "el mayor de la década" para Inglaterra.

La velocidad de los cafeteros inspira respeto, pero el partido servirá para evaluar exactamente cómo de buena es esta selección inglesa.

La prensa británica empezó ya a calentar el partido. Para The Sun, "el único consuelo (de tener que jugar contra Colombia) es que David Ospina y sus negligentes manos estarán en el arco".

Un pequeño dardo contra el arquero del Arsenal, que conoce muy bien a los jugadores ingleses.