La televisión china CCTV ha dado una vuelta de tuerca al formato de los concursos de talentos y lo ha unido con un idioma cuyo aprendizaje está creciendo en popularidad en el país, el español, a través de un programa que busca al joven más brillante en lo que a usar la lengua de Cervantes se refiere.