Libro de Fernández con jugosas anécdotas es éxito de ventas

AP

En lo que sus rivales consideran el puntapié de su campaña para volver al poder, la expresidenta Cristina Fernández sacudió el escenario político argentino con un libro que se vende como pan caliente en el que arremete contra su mayor rival, el mandatario Mauricio Macri, y narra jugosas anécdotas con celebridades como el papa Francisco.

“Sinceramente” es la sorpresa editorial del año y acapara la atención de la clase política, la prensa y muchos admiradores de la exmandataria que el viernes recorrieron desesperados las librerías de Buenos Aires en busca de un ejemplar.

Publicidad

En el libro, la controvertida dirigente peronista a la que le gusta jugar al misterio acerca de si será candidata en las elecciones de octubre, evalúa su vida privada, su gestión y temas que la tienen en la mira de la justicia, como el origen de su patrimonio.

En la contratapa, Fernández señala sin ambages: "Hicieron y siguen haciendo todo lo posible para destruirme. Creyeron que terminarían abatiéndome. Es claro que no me conocen. Por eso les ofrezco una mirada y una reflexión retrospectivas para desentrañar algunos hechos y capítulos de la historia reciente".

Para la expresidenta Macri es el “caos” y por eso “hay que volver a ordenar la Argentina". Según algunas encuestas que dan por sentada su candidatura, Fernández es la principal rival del mandatario -que busca su reelección- y podría ganarle en una segunda vuelta.

“No hay más libros, es increíble”, dijo el viernes a The Associated Press Natalia Gret, de 42 años, al llegar a una librería luego de haber recorrido otras donde el texto estaba agotado. La mujer se apresuró a encargar un ejemplar para el lunes.

“¿Te das cuenta? Reactivó la economía en las librerías sin lanzarse todavía (oficialmente) como candidata. Preguntá cuánto tiempo hace que no viene acá una persona detrás de la otra”, señaló la mujer en referencia a la crisis que ha derrumbado el consumo.

Cerca de ella una docena de personas retiraban los libros que habían reservado la víspera. La primera edición de 20.000 ejemplares que lanzó la editorial Sudamericana se agotó antes de su salida comercial el viernes y se prevé que desde el lunes lleguen otros 20.000 a los mostradores.

Fernández presentará “Sinceramente” el 9 de mayo en la Feria del Libro de Buenos Aires en lo que promete convertirse en un acto político.

Mientras para los admiradores de la dirigente peronista la obra la reivindica como una estadista de primera línea, para sus críticos es una muestra más de su megalomanía y su afán de agredir a quien la sucedió en el poder.

“Como el escorpión que no puede contra su naturaleza, Cristina volvió insultando al presidente”, dijo la ministra de Seguridad Patricia Bullrich, para quien Fernández “comenzó su campaña electoral con este libro”.

En su libro la exmandataria menciona la tensa relación que existió entre su antecesor y fallecido marido Néstor Kirchner (2003-2007) y Jorge Bergoglio cuando este era arzobispo de Buenos Aires y cómo abordó la cuestión en su primer almuerzo cuando ya era pontífice.

“Yo le dije: ¿Sabe qué creo que pasó entre ustedes, Jorge? Porque le digo Jorge cuando hablamos y no Su Santidad y él, obviamente, me dice Cristina. En el fondo creo que la Argentina era un país demasiado chico para ustedes dos juntos", relató la exmandataria.

Fernández también cuestiona la docena de causas judiciales en su contra - la mayoría por supuesta corrupción- y sostiene que ella y su marido no llegaron “pobres a ningún cargo en la función pública”.

Sobre el memorando firmado con Irán con el alegado propósito de avanzar en la investigación del atentado contra un centro judío de Buenos Aires en 1994 que permanece impune, la exmandataria admite que “imaginar la fotografía del juez argentino a cargo sentado en Teherán tomándole declaración a los acusados iraníes fue, hoy lo puedo confirmar, una verdadera ingenuidad”.

Fernández está procesada por ese cuestionado pacto que, según denunció el fiscal Alberto Nisman pocos días antes de ser hallado muerto de un disparo, buscaba la impunidad de los exfuncionarios iraníes acusados a cambio de reactivar las relaciones comerciales bilaterales.

La exmandataria también se refiere a sus inmejorables relaciones con el presidente ruso Vladimir Putin y a lo mucho que le gustaba a la pareja presidencial pasar las vacaciones en Estados Unidos en lugares como Disney.

Fernández también se refiere a la criticada decisión de no participar del traspaso de mando a Macri en diciembre de 2015. “Muchas veces... pensé en esa foto que la historia finalmente no tuvo: yo, al frente de la Asamblea Legislativa, entregándole los atributos presidenciales a… ¡Mauricio Macri! Lo pensaba y se me estrujaba el corazón”.

Publicidad