ATENAS Economía -  10 de julio 2015 - 22:33hs

Tsipras intenta generar consenso para acuerdo de austeridad

El primer ministro griego Alexis Tsipras reconoció el sábado que las reformas que su gobierno ha propuesto a cambio de un tercer rescate financiero son duras e incluyen medidas que se alejan de las promesas de campaña de su partido, pero insistió en que son la mejor oportunidad para que Grecia salga de su crisis.

En un discurso pronunciado después de la medianoche del viernes, Tsipras trató de persuadir a los legisladores, incluidos los disidentes de su propio partido, Syriza, para que respalden las propuestas y den a su ministro de Finanzas la autorización para usarlas como base para las negociaciones con acreedores el fin de semana.

Se prevé que la votación ocurra a las 3 a.m. del sábado.

Tsipras dijo que su gobierno había cometido errores durante los seis meses que lleva en funciones, pero aseveró que había negociado tan duro como pudo.

"No hay duda de que por seis meses hemos estado en guerra", dijo, y añadió que su gobierno peleó "duras batallas" y que perdió algunas de ellas.

"Ahora tengo la sensación de que hemos llegado a la línea divisoria. De aquí en adelante es un terreno minado, y no tengo el derecho a restar importancia a esto o a esconderlo del pueblo griego", manifestó.

Pero insistió en que las nuevas propuestas contienen medidas que ayudarán a la economía y que, de ser aprobadas por los acreedores de Grecia, destrabarían suficiente financiamiento para que el país salga de su prolongada crisis.

Es casi un hecho que las medidas propuestas, que incluyen aumentos de impuestos y recortes a pensiones, crearán más pesar para los ciudadanos griegos, quienes hace sólo unos días votaron contra un plan similar.

Si el paquete de rescate propuesto es aprobado, Grecia obtendría 53.500 millones de euros en créditos, y cierto tipo de alivio en su deuda.