Cada semana, los herederos del acordeón tienen la tarea más difícil y, por lo tanto, los ensayos son cada vez más importantes.