Álvaro Alvarado

Una inversión en planes de desarrollo social y económico auténticos que acabe con la marginación y la exclusión, fue lo que propuso monseñor Rómulo Emiliani, para evitar que la violencia en Panamá alcance los niveles de otros países de la región.