Atenógenes Rodríguez

Alejo Campos de la organización Crime Stoppers Panamá indicó que históricamente las zonas costeras e indígenas son vulnerables para ser usadas por el narcotráfico, contrabando y la trata de personas; y el país no escapa de esta realidad.