Kelly Clarkson a su paso por la gala de los ACM Awards

Showbiz

A lo largo de su carrera Kelly Clarkson ha conseguido ganar la primera edición del concurso "American Idol" en 2002, convertir su sencillo debut "A Moment Like This" en el más vendido del año y recoger un sinfín de premios, entre ellos dos galardones de la Academia de Música Country.

Esos reconocimientos no impidieron, sin embargo, que este domingo recibiera un inesperado recordatorio de que no es tan famosa como pudiera parecer, al menos no para todo el mundo, mientras asistía precisamente a la gala de esos últimos premios.

Publicidad

En medio de la ceremonia, un desconocido se acercó a ella para pedirle que dejara libre su plaza en el patio de butacas al creer que era una de las personas que se contratan en ese tipo de eventos para hacer literalmente bulto y ocupar los puestos de los invitados famosos mientras estos acuden al baño o se preparan para presentar alguno de los premios de la velada.

Cualquier otra celebridad se habría sentido mortificada al ser confundida con uno de los "extra", pero no ella. De hecho, a la cantante le pareció la anécdota más divertida de toda la velada, digna de ser compartida además con todos sus seguidores de la esfera virtual.

"Lo mejor que me ha pasado esta noche ha sido, de lejos, que un tipo me pidiera que me cambiara de asiento porque pensaba que era uno de los "seat fillers" como se denomina en inglés a los individuos reclutados para rellenar los sitios vacíos", ha escrito la artista en su cuenta de Twitter, acompañando su mensaje del hashtag #no siempre se puede ganar.

Por si aún quedaba alguna duda, obviamente Kelly que actuó en dos ocasiones durante la ceremonia se negó de manera educada pero firme a abandonar su asiento.

"Me ha alegrado la noche porque me lo dijo totalmente serio, y le tuve que decir que no de la manera más educada posible".

Publicidad