Las panameñas fueron las máximas goleadoras del CD Pozoalbense esta temporada

Melissa Gallego G.

Las jugadoras panameñas Natalia Mills y Karla Riley, regresaron el pasado domingo a suelo patrio en un vuelo humanitario procedente de España, país en el que se encontraban jugando con el CD Pozoalbense de la liga Reto Iberdrola, segunda división femenina.

Ambas futbolistas quedaron libres de actividades con el equipo, debido a que la Real Federación Española de Fútbol (RFEF) dio por terminadas las competencias femeninas en medio de la pandemia del COVID-19, a excepción de la tercera división que disputará unos playoffs para definir los ascensos a la Reto Iberdrola.

Publicidad

Tras su llegada al país, los más de 200 pasajeros panameños que venían en dicho vuelo humanitario, deben estar en cuarentena obligatoria durante 14 días en el Hotel Sortis para luego poder reunirse con sus familias.

"Habíamos buscado la opción de viajar antes, pero era un riesgo quedar atrapadas en otro país debido a que muchos aeropuertos habían cerrado. Estuvimos casi dos meses allá sin poder salir a entrenar, la situación se tornó un poco difícil pero tuvimos la oportunidad de tener contacto con alguien en la embajada que nos ayudó bastante", expresó Natalia Mills, quien es la capitana de la selección femenina de Panamá.

Publicidad

Respecto al viaje, Natalia contó que "fue largo y un poco tedioso, con mucho protocolo, pero creo que era lo necesario pues veníamos de un país donde hay muchísimos casos. Gracias a Dios ya estamos acá, sanas y salvas. Estando acá me siento aliviada y contando los días para poder ver a la familia que es lo que más necesitamos ahora y lo que más nos llena de fuerzas".

Sobre el trato que ha recibido de las autoridades panameñas durante el vuelo humanitario y en su llegada al país, la exjugadora del Atlético Nacional señaló que "Hemos tenido un buen trato, la Policía y el personal del MINSA están pendientes todo el tiempo, nos traen la comida a la hora que es y nos monitorean por si tenemos algún síntoma".

Mills pertenece a la Fundación Albacete Balompié de la segunda división española, pero se fue cedida al Pozoalbense desde octubre del 2019 para tener una mayor oportunidad de ver minutos.

"En Albacete al principio no tuve la mejor suerte, estuve un mes y apenas jugué menos de diez minutos. Mi intención no era que me dieran un puesto de una vez, pero las cosas tampoco se dieron de la mejor manera, sentí en ese momento que no era útil y decidí buscar otro equipo y ahí se dio la gran oportunidad de ir a Pozoalbense donde me sentí más cómoda. El cuerpo técnico me recibió muy bien y encontré un buen grupo de trabajo, eso me ayudó muchísimo a demostrar porque había ido tan lejos a hacer lo que más me gusta", sentenció.

Natalia terminó como la líder goleadora del Pozoalbense con 8 anotaciones.

La atacante de 27 años tiene contrato hasta junio del 2021 con el 'Funda', por lo cual cuando se retomen las actividades futbolísticas en España, debe regresar a la institución manchega.

Karla Riley, exjugadora del Sporting SM y del UD Universitario, también contó su experiencia en el regreso a suelo panameño y manifestó que llegaron a perder un poco la esperanza de poder viajar en un vuelo humanitario.

"Hace dos meses nos habían dicho que si se daba un vuelo humanitario nos tenían en cuenta y no se daba. Ya no teníamos mucha esperanza y habían días donde sentíamos mucha angustia sobre todo por nuestras familias. A veces gritábamos, un día Natalia, otro día yo, pero por lo menos nos teníamos a las dos y conversábamos tratando de calmarnos cuando estábamos tensas. Gracias a Dios ya estamos aquí.", confesó la delantera de 22 años.

Riley narró como fue el proceso desde que salieron de Pozoblanco, ciudad sede de su equipo, hasta llegar al hotel donde se encuentran pasando los días de cuarentena:

"Nos dieron un salvoconducto para poder ir de Pozoblanco a Madrid, sino no podíamos estar en la calle. El uso de la mascarilla fue obligatorio todo el tiempo. En Tocumen se mantuvo la distancia, teníamos que estar sentados a tres puestos de los demás. Nos tomaron la temperatura y nos trajeron al hotel, donde nos dieron las indicaciones de que no podemos recibir visitas, no podemos pedir delivery, ni nada. Tampoco podemos salir de la puerta al pasillo, solo la podemos abrir cuando nos dicen. Ellos nos traen las tres comidas diarias a nuestro cuarto y nos llaman dos veces al día para preguntarnos si tenemos síntomas. Nos explicaron que si llegáramos a tener síntomas, nos realizan la prueba y de salir positivo nos mandan a otro hotel donde están las personas contagiadas"

Riley se unió al CD Pozoalbense desde julio del 2019 y recientemente renovó su contrato un año más con el club.

"Antes de venir a Panamá renové contrato con un mejor salario y mejoras en otros detalles que era lo que quería. Tenía otra oferta y estaba indecisa, pero al final decidí quedarme otro año más en el club y el año siguiente veremos qué puede pasar. Ahora me dejaron venir y apenas termine todo esto y den fecha para la pretemporada, tengo que viajar a reunirme con el club nuevamente", indicó la delantera que fue la segunda goleadora del equipo en la última temporada con 6 tantos.

El equipo de Pozoblanco terminó en la séptima posición del Grupo Sur, donde el líder Santa Teresa ascendió a primera división junto con el Eibar del Grupo Norte, y ahora tendrán que esperar la autorización del Ministerio de Sanidad de España para retomar la actividad futbolística de cara a una nueva temporada.

Publicidad

Publicidad