Un señor se sorprendió luego de que un robot que él manejaba para conocer el producto, le tocó las nalgas a una mujer, pero no imaginó que lo culparían del hecho y resulta que todo era parte de una broma.