Mira el lío que se armó por el garrafal error de acuñar dos millones de dólares en monedas, con la cara equivocada.