La loreta se fue hasta la marcha de las mujeres entaconadas para hacerle algunas preguntas capciosas a las presentes.