Fue vendido en precio récord de 31,5 millones de dólares.

AFP

Un diamante naranja "vívido" de 14,82 quilates, el más grande de su categoría, fue vendido este martes en Ginebra a un precio récord de 31,5 millones de dólares (sin impuestos y comisiones, 35,54 millones con tasas y comisiones incluidas) por la casa de subastas Christie's.

"Al fondo de la sala, 29 millones de francos. Vendido", declaró el subastador frente a unas 200 personas reunidas en un hotel de lujo de Ginebra.

Publicidad

"Es un récord mundial para un diamante naranja, es un récord mundial del precio de venta por quilate para un diamante de color", explicó el subastador.

"Es un precio fenomenal, un precio magnificó", añadió, explicando que algunas personas compran diamantes como una inversión otros lo hacen por pasión, "como se compra un Picasso o un Van Gogh".

El precio de venta por quilates alcanzó los 2,39 millones de dólares (contra un precedente récord de 2,15 millones de dólares por el "Vivid Pink Diamond" vendido en 2009 en Hong Kong).

El comprador, presente en la sala, pero cuya identidad no fue revelada es un gran coleccionista, precisó el subastador.

Con un peso de 14,82 quilates, el diamante llamado "The Orange" es de un color calificado como "vívido", es decir, un color particularmente intenso que capta la luz por todos los lados.

Del tamaño de una gran almendra y de un brillo formidable, su valor estaba estimado entre 17 y 20 millones de dólares.

Esta piedra excepcional fue descubierta en Sudáfrica y presentada anteriormente a coleccionistas de todo el mundo para despertar su interés, dijeron expertos de la casa de subastas Christie's.

Según David Warren, responsable de la división de joyas de Christie's, los "diamantes de color son mucho menos frecuentes que los diamantes blancos, sobre todo cuando se trata de diamantes azules, rosas o naranjas".

"Cuanto más intenso es el color, más escasos son estos diamantes", y cuando se alcanzan pesos como el de la pieza presentada este martes, "la escasez es aún más grande", añadió.

Warren explicó que según el Instituto Gemológico estadounidense, apenas hay unos pocos diamantes en el mundo clasificados como "vívidos", y tienen un peso inferior a 4 quilates.

Los diamantes de color son un accidente de la naturaleza, contó Warren. Originalmente, todos son "diamantes blancos, hasta que un agente colorante penetra en la tierra y hace que cambie su color".

La moda en cuestión de diamantes se orienta en la actualidad hacia los diamantes de color.

El miércoles por la noche, la casa competidora Sotheby's subastará, también en Ginebra, un diamante rosa excepcional de cerca de 60 quilates, por un precio estimado en 60 millones de dólares.

Se trata del diamante rosa más grande que se haya subastado nunca y, si alcanza el precio estimado, será la subasta más alta jamás alcanzada por un diamante o una joya.

Atraídos por estas piezas excepcionales, los coleccionistas de piedras y joyas acudieron a Ginebra para estos días de subastas, haciendo un tour por las casas Christie's y Sotheby's, que operan en palacios al borde del lago Leman, separadas por unos cientos de metros.

El martes por la noche Christie's subastó también un collar de perlas naturales de siete vueltas, vendido por una "familia real" en 7,9 millones de dolares.

Los compradores pudieron también optar por un collar de esmeraldas de Colombia, las más bellas según los expertos, firmado por Cartier, proveniente de la colección Patiño, nombre del rey del estaño, el boliviano Simón Patiño, adjudicado en 8,7 millones de dólares.

Simón Patiño había comprado ese collar para regalárselo a su esposa en 1938. Desde entonces había permanecido en su familia.

Publicidad