URUGUAY Insólito -  9 de abril 2014 - 11:12hs

Uruguayo no pudo cobrar la pensión porque lo dieron por muerto

Un uruguayo de 74 años se llevó esta semana una desagradable sorpresa al no poder cobrar su pensión porque el Estado lo había dado por muerto hace dos meses al confundirlo con un indigente fallecido, informó hoy el diario El País de Montevideo.

"Este señor a quien usted viene a cobrarle la jubilación está muerto", le indicó el personal del Banco de Previsión Social (BPS) de la ciudad de Melo a Luis Jacinto Torres Ruiz cuando iba a buscar su jubilación como hace periódicamente desde hace un lustro, relata el rotativo.

"Perdón, ese hombre soy yo", le respondió Torres al sorprendido funcionario que le atendió en la sucursal del BPS, agrega la crónica.

Tras conocer la noticia, Torres se dirigió al Registro Civil y descubrió que efectivamente existía un parte de defunción a su nombre del 6 de febrero pasado y que según los papeles estaba muerto y enterrado en el cementerio local.

Aunque en la lápida no aparece la inscripción N.N. (por la expresión latina "Nomen Nescio" para señalar una identidad desconocida), los documentos de la necrópolis de Melo están también a nombre de Torres.

La ciudad de Melo está ubicada a 387 kilómetros al noreste de Montevideo, tiene 50.000 habitantes y es capital del departamento de Cerro Largo, fronterizo con Brasil.

Al parecer lo único que no coincide en la partida de defunción es su dirección, su estado civil y su edad (pues aparece allí que tiene 83 años) pero los demás datos son los de Torres, que en la crónica de El País aparece sonriente en su casa mostrando su documento de identidad.

Consultado por el rotativo, el médico Juan Muñoz, forense de Melo, reconoció que la confusión se debe a un "encadenamiento de errores", probablemente debido a que algún vecino debió aportar a la Policía datos falsos y a que el hombre realmente fallecido era un "indigente que no tenía familiares" que se hicieran cargo de sus restos.

El abogado de Torres indicó que está buscando una solución rápida para que su cliente pueda cobrar lo antes posible la pensión, pues es una persona enferma y necesita urgentemente el dinero.

Luego pretende iniciar una acción de amparo para que se anule la partida de defunción y se celebre un juicio que determine responsabilidades.

El martes, Torres concurrió a la Jefatura de Policía para que le otorgaran un certificado de existencia y recuperar así su pensión, además de su vida.