Un niño que visitaba un zoológico de Japón con sus padres se llevó tremendo susto cuando estaba mirando al león detrás de un cristal. Afortunadamente, el cristal era resistente ya que el animal aprovechó a que el pequeño se diera la vuelta para intentar atacar.