AFP

Una pequeña aldea insular ha sido casi enteramente cubierta por plantas y maleza desde que fue abandonada, convirtiéndose hoy en una atracción turística en China.