AFP

Salchicha en el menú pero también en el papel pintado, en el jabón de la ducha e, incluso, en los almohadas. Claus Böbel, un charcutero alemán, dirige lo que presenta como el primer y único hotel dedicado a este embutido en el mundo.