La emblemática plaza de Garibaldi de la Ciudad de México se llenó de carnitas, cochinita, lengua, pastor y cebolla para batir el Guinness récord del taco más grande del mundo.