Al actor Diego Luna le cambió la vida el nacimiento de su primer hijo, hasta el punto de que fue el impulso necesario para hacer su primera película como director, "Abel".