Medios de comunicación han revelado que se estiman más mil muertos, mientras que más de 10 mil personas permanecen desaparecidas en Japón, producto del sismo y posterior tsunami.