Hasta 2006, los candados se utilizaban para proteger la intimidad de los diarios y para poner a salvo las bicicletas, pero después de que el escritor romano Federico Moccia irrumpiese en el panorama literario y cinematográfico con "Tengo ganas de ti" se han convertido en el símbolo del amor juvenil y eterno.