La restauración del Coliseo de Roma permitirá a los turistas visitar un 25 por ciento más de la superficie del monumento, que cada año acoge aproximadamente a cinco millones de personas.