Río de Janeiro inició hoy la cuenta atrás de los cinco años que faltan para la disputa de los Juegos Olímpicos de 2016 con la esperanza de que la cita suponga una transformación para la ciudad y el deseo de proyectar una imagen renovada de Brasil.