Un copiloto de Aeroméxico trató de aprovechar la llegada del papa Benedicto XVI a Barajas el pasado día 18 para introducir en España 42 kilos de cocaína, confiando en que gran parte de los efectivos de aduanas hubieran sido destinados en ese momento a garantizar la seguridad del pontífice.