Los porteadores de azufre en el volcán de Ijen, situado en un extremo de la región oriental de la isla indonesia de Java, se acercan cada día más a la muerte a medida que se envenenan para ganar un mísero jornal.