El Salón de Pekín, que espera atraer un millón de personas y consolidarse como uno de los más importantes del mundo, abre hoy sus puertas con un número récord de marcas y de estrenos mundiales de nuevos modelos (120), señal de la creciente importancia del mercado chino ante las bajas ventas en Occidente.