Ocho personas fueron detenidas en una operación en la que la Policía Nacional española se incautó de 121 kilos de cocaína escondidos en un contenedor cisterna, que viajó desde República Dominicana al puerto de Valencia, desde donde fue trasladado en tren a Madrid y, desde allí, en camión hasta Sabadell.