Las bandas criminales de la República Dominicana han puesto en peligro el emblemático puente Duarte, en la capital del país, al apoderarse de gran parte de los cables y tensores que soportan su estructura.