Israel lanzó el sábado unos 300 bombardeos contra la Franja de Gaza, en una ampliación de la ofensiva desde el aire, que incluyó ataques a complejos de seguridad, túneles supuestamente usados por traficantes, y un edificio de apartamentos.