Uno de los tifones más fuertes en golpear las Filipinas este año azotó el sur del país el martes, donde dejó siete muertos y obligó a más de 50.000 personas a huir de sus poblaciones inundadas.