El presidente de Rusia, Vladímir Putin, defendió la prohibición de adoptar a niños rusos por parte de familias de Estados Unidos introducida la víspera por la Duma Estatal (Cámara de diputados).