En China, muchos ciudadanos están perdiendo el miedo a protestar frente a los abusos de los gobiernos locales, viajan hasta Pekín para pedir la intervención del poder central, pero la mayoría acaban hacinados en barrios marginales sin que nadie atienda sus demandas.