El párroco de un pequeño pueblo italiano, al parecer con problemas depresivos y psicológicos, quemó hoy durante la misa dominical una foto de Benedicto XVI delante de los fieles, tras gritar que un papa no abandona a su rebaño.