Los bomberos revisan este jueves puerta a puerta las viviendas que rodean una planta de fertilizantes en Texas en búsqueda de potenciales víctimas, luego de que una gigantesca explosión dejara hasta 15 muertos.