ESPAÑA Internacionales -  8 de abril 2014 - 21:24hs

España: Prohíben referendo independentista catalán

El parlamento español rechazó de forma abrumadora el martes una solicitud de la poderosa región nororiental de Cataluña para llevar a cabo un referendo independentista, una decisión que probablemente aumente la división entre ambas partes.

La petición fue rechazada con votación de 299 contra 47, con una abstención, después de casi siete horas de debate. El gobierno catalán, cuya capital está en Barcelona, pretendía realizar el referendo el 9 de noviembre.

El sentimiento pro independentista de Cataluña ha estallado recientemente en medio de objeciones sobre la forma en que la región es tratada por el gobierno central. Muchos habitantes de la región del noreste de la Península Ibérica están convencidos de que la independencia les beneficiaría económicamente.

Pero el tema es tenso en lo político, ya que muchos legisladores argumentan que los catalanes no pueden decidir por sí mismos algo que afecta a todo España. El referendo generó el debate sobre si la Constitución española de 1978 debería ser sometida a reformas a fin de transferir más poder y calmar el descontento territorial.

El primer ministro español Mariano Rajoy reiteró que simplemente no era posible dar permiso para el referendo, lo que dice está prohibido por la Constitución.

Sin embargo, el legislador catalán Joan Herrera argumentó que un voto en contra no sólo incrementará las diferencias entre Cataluña y España, sino que a los catalanes no se les está permitiendo ejercer lo que él ve como su derecho a decidir su futuro.

Cataluña, con 7,5 millones de habitantes, representa casi la quinta parte de los 1,1 billones de euros (1,5 billones de dólares) de producto interno bruto español. Al igual que otras regiones en España, tiene su propio idioma además del español, y una autonomía substancial.

El presidente regional de Cataluña, Artur Mas, que no estuvo presente en la sesión, insiste en que la votación se llevará a cabo. Está por verse si lo puede hacer o si el gobierno de España lo impide. La Constitución establece que sólo el gobierno central puede llamar a un referéndum.

Mas empezó a promover la consulta independentista desde que fracasó en su intento por lograr un pacto financiero más ventajoso para Cataluña en 2012.